• ¿En el día a día de tu operación emergen inconvenientes que demandan solución con urgencia?
  • ¿Te sientes un poco perdido una vez que te encuentras con una situación que “se salió” de la curva?

Independientemente de cuál sea tu reacción, disponer de metodologías ágiles puede ayudar mucho, más que nada si se trata del diagrama de Ishikawa.

¿Qué es el diagrama de Ishikawa o diagrama de pescado?

El diagrama de Ishikawa —también conocido como de diagrama de pescado— es un instrumento visual que tiene un formato de gráfico. Además, su primordial función es favorecer en los análisis de organización. La mayor parte de las veces se lo emplea para hallar la causa de un problema en su raíz.

En ese sentido, el diagrama tiene como fin ayudar al equipo a llegar a las razones reales de cuellos de botella que comprometen los procesos operativos y de organización de una empresa. En otros términos, tenemos la posibilidad de mencionar que su objetivo es desenmascarar situaciones no deseadas exponiendo su verdadera razón.

Conoce la composición del diagrama de Ishikawa

Esta metodología se fundamenta en el inicio de causa y efecto, por lo que prevé que toda acción tiene una reacción. Por dicha razón, para comenzar a estructurar el diagrama, primero se debería formular la pregunta: ¿Cuál es el problema que analizará el equipo?

  1. La definición debe estar clara, solo así el diagrama seguirá intuitivamente;
  2. Luego, dibuja una flecha horizontal que apunte hacia la derecha y haz un cuadrado en la extremidad de la flecha. El problema central de la pregunta planteada se debería redactar dentro del cuadrado;
  3. Luego, haz trazos diagonales en el cuerpo de la flecha; representarán las categorías de las razones encontradas. Para rellenarlos, ejecuta un brainstorming con tu equipo, puesto que este puede tener buenas ideas sobre las razones posibles. Créelo: esta va a ser la parte del procedimiento que demandará más tiempo e impondrá más retos. Por dicha razón, mantén el foco del trabajo aquí;
  4. Luego, en las categorías definidas por el equipo, inserta las razones encontradas. Puedes numerarlas según su gravedad o trascendencia.

El diagrama de Ishikawa en la práctica

En la práctica, la Matriz de Priorización —o de las 6 “M”— es importante para asegurar la eficiencia del diagrama de Ishikawa. En seguida, te describimos más sobre aquellas “M”.

La primera “M”: Medida

Esta categoría de razones tiene relación con los errores que ocurren por fallas en la medición de métricas e índices de calidad. Comprende todos los recursos que tienen la posibilidad de influir en evaluaciones incorrectas y que ofrecen un panorama equivocado de la calidad de la producción.

En medio de las probables razones de error de medida permanecen la carencia de calibración de los equipos, la carencia de periodicidad o la falta de inspecciones de calidad. Además puede suceder que el error derive de una definición errónea de las métricas más útiles para evaluar la producción.

La segunda “M”: Máquina

En esta categoría acceden los estudios de errores que tienen la posibilidad de pasar por el mal manejo de aparatos y equipos. La categoría además engloba probables deficiencias de producción, así como retrasos provocados por un equipo desactualizado o desconfigurado.

Comúnmente, los inconvenientes de esta clase son generados por la falta de manutención o fiscalización preventiva, así como por la carencia de inversión en tecnologías actualizadas. Para evadir retrasos o errores, se necesita producir sistemas de inspección periódica, atribuyendo a un profesional la responsabilidad de asegurar un óptimo rendimiento de la maquinaria.

La tercera “M”: Material

Las razones que acceden en esta categoría permanecen en relación al mal uso y administración de los insumos y materiales implicados a lo largo de la producción. Hay empresas que acaban usando muchísimo más de lo necesario, incurriendo en un exceso que se transforma en un desperdicio naturalizado en el día a día.

Para resolverlo, se necesita saber exactamente la proporción de insumos necesaria para la producción de una unidad para, de esta forma, asegurar que la utilización de los recursos se mantenga en lo que se especificó. La calidad de los materiales además es una cuestión sensible para esta categoría.

La cuarta “M”: Mano de obra

En esta categoría permanecen integrados todos los errores de administración o que poseen causa humana. Son los errores que resultan de la acción de ayudantes y gestores. Fallas causadas por imprudencia, prisa o falta de atención a lo largo de la ejecución de las labores son varios ejemplos.

Si estás en la capacidad de gestor, tu trabajo es garantizar que todos los miembros del equipo se encuentren capacitados para realizar sus funciones y aquello se consigue optimizando tu equipo y sus procesos y ofreciéndoles todo el soporte que se necesite a lo largo del entrenamiento.

La única forma de borrar errores de mano de obra es producir un flujo de trabajo claro. Para obtenerlo, la capacidad de cada sector tendrá que estar descrita detalladamente. Solo de esta forma tendrás la posibilidad de tener un proceso a prueba de fallas.

La quinta “M”: Método

El método es la categoría que tiene relación con los métodos y sistemas empleados por la empresa para atender sus solicitudes de producción. Dichos sistemas tienen la posibilidad de ser informatizados, como en la situación de los softwares de administración, o analógicos, por medio de la utilización de herramientas de planeamiento clásicas.

Los errores de dicha categoría son provocados por un rendimiento insuficiente de los procedimientos elegidos. Por dicha razón, es fundamental invertir en sistemas que encajen con tus necesidades. Debes mantenerte actualizado sobre novedosas y mejores soluciones que existan en el mercado.

La sexta “M”: Medio Ambiente

¡La última “M”! Durante los años, esta categoría ha adquirido cada vez más relevancia, más que nada gracias a la urgencia resultante de la crisis ambiental en la que está el mundo.

Aquí acceden cada una de las razones referidas al ambiente interno de la producción y además preguntas de todo el mundo sobre preservación ambiental. En la empresa, es fundamental conservar un lugar afable, a gusto y servible para que los colaboradores logren llevar a cabo sus roles de la mejor forma posible, así como además en nuestro mundo.

Como pudimos observar, el diagrama de Ishikawa tiene un alcance bastante grande y, en la práctica, lo tienen la posibilidad de usar una infinidad de tipos de negocios (ventas, marketing, salud…).

El secreto es conocer el día a día de la compañía, mapear los errores que más necesitan compostura y ajustar tu planeamiento estratégico para corregirlo.

¿Cómo ayuda a tu comercio el diagrama de Ishikawa?

  • La enorme ayuda que el diagrama de Ishikawa le ofrece a tu comercio se apoya en facilitar la visualización de las razones de problema.
  • Su formato de espina de pescado nos posibilita mirar con más claridad los periodos y procesos y detectar los principios propulsores de los inconvenientes. Y, a continuación, resolverlos.
  • El diagrama estimula la generación de brainstormings e ideas. Esto pasa porque los equipos, al centrarse en los problemas, comienzan a vislumbrar posibles soluciones innovadoras que salen de la caja. Además es una buena forma de interactuar con todo los conjuntos y obtener su compromiso.
  • Otro beneficio aportado por esta metodología es el de la optimización continua de los procesos. El diagrama de espina de pescado te ofrece la posibilidad de optimizar los tiempos de los procesos, mejorar la calidad del producto/servicio y, de esa manera, mejorar la eficiencia y el lucro de tu compañía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *